dilluns, 22 d’octubre de 2012

Droga o medicina, negocio legal o negocio de traficantes



Imagine que un día tuviera que dejar los naranjos o las tomateras y se viera obligado a cultivar marihuana. El próximo martes un pueblo de Tarragona vota en referéndum si ceden sus campos para plantar esta droga. Un día antes,  en Societat Anònima entramos de lleno en un tema en el que se debería empezar a pensar con seriedad.


Para empezar descubriremos que lo que se plantean llevar a cabo en Tarragona ya es aquí una realidad clandestina, pero generalizada. Nuestros reporteros han visitado innumerables plantaciones de marihuana en la Comunitat Valenciana. En campos, en casas, en sótanos. El cultivo de la marihuana es un hecho. Gana terreno. Es una droga barata para los tiempos que corren, puede ser cultivada por uno mismo y socialmente cuenta con una gran aceptación.

Estaremos con un grupo de gente de València que defiende el uso terapéutico de la marihuana. La fuman, la ingieren, se hacen infusiones con ella, la toman de todas las formas posibles porque afirman que los ayuda a llevar mejor sus enfermedades. Sus experiencias las contraponemos a la de los médicos. Ellos hablan de una estafa, de un engaño y de un error en la información que reciben y que predican.

En Alacant estaremos en una asociación que defiende su uso lúdico. Fuman maría por diversión. Una asociación parecida a la que pretende plantar marihuana en Tarragona y que ya dispone de su plantación particular aquí. Ellos nos explicarán por qué han perdido el miedo a hablar de este tema.

Sea como sea, la maría está aquí. Es un negocio en parte legal y del que el estado también obtiene beneficios multimillonarios. En València entraremos en una de las diez mil tiendas que existen en España dedicadas a vender productos para cultivar marihuana. Se pueden vender las semillas y todo lo necesario para su cultivo, pero no se pueden plantar. ¿Hipocresía? ¿Legalidad difusa? ¿Nos hallamos en un sutil camino hacia la legalización?


Tal vez su hijo tiene una planta preciosa en el balcón y desconoce qué es. Quizás no sabe si comete un delito. Es posible que no sean conscientes del asunto y lo tienen dentro de casa. E incluso no se han dado cuenta de que la policía los vigila. Verán cómo lo hacen, cómo observan los agentes lo que crece en su azotea.


Droga o medicina, negocio legal o negocio de traficantes. Las plantas de marihuana ganan terreno silenciosamente. El debate está abierto más que nunca. Cada vez son más aquellos  que sienten devoción por esta planta y han visto el vacío legal por el que instaurar su religión.




Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada