dissabte, 17 de novembre de 2012

“Políticas sobre Drogas y Regulación de Mercados”

“La propuesta de legalización de la producción y comercialización de la marihuana es seria y sensata, y Uruguay tiene la capacidad y el liderazgo necesario en la materia para llevarlo adelante”, afirmó la norteamericana Coletta Youngers, experta en materia de drogas y DDHH.


En el marco del ciclo de conferencias “Políticas sobre Drogas y Regulación de Mercados”, organizado por la Junta Nacional de Drogas, la Universidad de la República y la Fundación Friedrich Ebert Uruguay, visitaron el país las expertas de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), Coletta Youngers, asesora principal, y Kristel Muciño, directora de Comunicaciones.


Estas, en la tarde del pasado martes, brindaron en la Sala Maggiolo, de la Udelar, la conferencia “Los costos de la Guerra contra las Drogas: La perspectiva de los Derechos Humanos”.

Youngers comenzó explicando su trabajo y el de la WOLA sobre políticas de drogas, organización que promueve políticas más efectivas y humanas de drogas a través del diálogo y la puesta al día el análisis de la evolución de la región. Este rol lo viene desarrollando desde tiempos de dictadura en América Latina.

No al combate

La experta deja en claro que está convencida de que ha sido “fallida” la premisa de plantarle una “guerra a las drogas”, y que se debe apuntar hacia “otro lado” el combate a estas sustancias, planteándoselo como una “política de salud pública” y respetando “por encima de todo”, los derechos humanos de las personas.

Una de sus investigaciones es acerca del impacto de las leyes sobre drogas en las tasas de encarcelamiento y las condiciones carcelarias en ocho países de América Latina, incluyendo el fenómeno de la feminización de los delitos de drogas.

Como conclusiones de la misma: mayores penas de cárcel no disminuyen el tráfico o consumo de drogas; no ‘caen’ los ‘narcos’ más ‘pesados, sino los ‘chicos’; las penas son desproporcionadas (no se toman en consideración si las drogas son ‘duras’ o cuantos gramos se portan); sorpresa por el alto número de encarcelados en países donde el consumo y porte no está penado; crece la cantidad de mujeres encarceladas por drogas (entre un 60 y 80% de las presas son por causa de tráfico, consumo o porte de estupefacientes. En el caso de los hombres, sólo entre 30-40%); entre otras.“El costo humano es muy alto y no se tienen en cuenta muchas veces a las personas” sostuvo.

Tema de salud pública

Youngers además sugiere las modificaciones necesarias para mejorar la situación, las cuales parten de la idea de que los estados tienen que asegurar que sus políticas de drogas “no deben violar los DDHH”. También deben “reconocer” que sus usuarios de drogas “no son un tema criminal” sino un “tema de salud pública”; asegurar la proporcionalidad de las penas; incluirlos socialmente, ya que la mayoría de los encarcelados son de los sectores más pobres; y tener claro que tratar la problemática de las drogas es tratar la pobreza.

Otro factor que destacó, tras su investigación, es que en algunos países de Latinoamérica que en un principio se endurecieron las penas, se reconoció el error, y se indultaron a varios miles de encarcelados injustamente presos. “Por ejemplo, en Ecuador, se indultaron 2.000 presos, de los cuales solo un 0,2% reincidió”, afirmó la experta. Además es un tema de costos, “combatir a las drogas es más caro que liberar su consumo”, sostuvo.



Mejor contexto

Al ser consultada sobre lo que se pretende hacer en nuestro país, tanto Youngers como Muciño coincidieron en que el experimento que se va a hacer en Uruguay, que “es un país ideal para plantear este tipo de propuestas, por varias de sus características, como ser su tamaño, la seriedad de su sistema político, porque tiene una de las mejores políticas de drogas de la región y mundial”, agregando que “la propuesta de legalización de la producción y comercialización de la marihuana es seria y sensata, y Uruguay tiene la capacidad y el liderazgo necesario en la materia para llevarlo adelante”, concluyó.

Las disiderantes

Coletta Youngers es egresada de la University of the South (EEUU), tiene un master en Asuntos Públicos del Woodrow Wilson College de la Universidad de Princeton.

Es experta en políticas internacionales de fiscalización de drogas y la evolución de las políticas de drogas afines en América Latina, y tiene más de veinte años de experiencia en materia de derechos humanos.

Kristel Muciño es periodista y tiene una maestría de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Columbia, donde recibió la beca María Moors Cabot.

Fue consultora de RRPP de organizaciones de DDHH y de agencias de publicidad en América Latina y los EEUU.

Ha hecho trabajos independientes para la BBC-Mundo, y ha publicado artículos de opinión en los periódicos the Huffington Post, La Opinión, BBC-Mundo, Reforma y El Universal, y ha aparecido en CNN’s Oppenheimer Presenta, entre otros.


Noticia: http://www.diariolarepublica.net/2012/11/es-mas-caro/

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada