divendres, 27 d’abril de 2012

Asamblea anual del Consejo Federal de Drogas en Tucuman


“La criminalización del consumo de drogas es inútil y restrictiva a los derechos individuales”
De esta forma se refirió el titular de la Secretaria de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico, Rafael Bielsa, en torno a la legalización del consumo.
El necesario desarrollo de un verdadero sistema federal que posibilite la concertación de políticas, planes y programas destinados a la prevención del uso indebido de drogas, la asistencia a las adicciones y la lucha contra el narcotráfico, respetando las características propias de cada una de las regiones del país para promover la participación de todos los actores involucradas en el tema, fue el eje principal de la Primera Asamblea Anual del Consejo Federal de Drogas (COFEDRO) que desde ayer se desarrolla en nuestra provincia.
Rafael Bielsa, titular SEDRONAR, y quien preside el encuentro, durante su alocución ante funcionarios y responsables de instancias ejecutivas, judiciales y fuerzas de seguridad, hizo alusión a la polémica iniciativa, impulsada por algunos sectores allegados al kirchnerismo, que tiende a la legalización del consumo de estupefacientes.
De acuerdo a su postura, el Ejecutivo Nacional debe estar en sintonía con el fallo de la Corte Suprema de Justicia (caso Arriola) con el objeto de coordinar el derecho legal con el derecho jurisdiccional del más alto Tribunal e introducir las modificaciones necesarias dentro del derecho positivo, esto es modificar el segundo párrafo del artículo 14 de la ley 23.737 (Tenencia, Suministro y Tráfico de Estupefacientes) bajo los términos de la Corte.
"Esto es la no punibilidad en la tenencia de estupefacientes para consumo personal que se realicen en condiciones tales que no traiga aparejado un peligro concreto o un daño a derechos o bienes de terceros, es decir, cuando no medie afectación de la salud pública. Entendida esta no sólo como un derecho sino como un bien público que el Estado debe garantizar", indicó Bielsa.
En su discurso, el ex Ministro de Relaciones Exteriores, adujo que la punibilidad en la tenencia para consumo se basa en la premisa de que la incriminación del tenedor de estupefacientes permitiría combatir mas fácilmente a las actividades vinculadas con el comercio de dichas sustancias. Ante esta concepción, sostuvo que "esto no se ha cumplido, desde que está la actividad criminal, lejos de haber disminuido, se acrecentó notoriamente y ello a costa de una interpretación restrictiva de los derechos individuales".
Mientras aconsejó que el actual debate en torno a la despenalización merece un aporte serio e informado, alegó que "hay muchos pecados sin absolución posible que puede cometer el Estado en materia de drogas, uno de ellos es el de confundir a la sociedad obligándola a oscilar entre el miedo, la ignorancia o el desconocimiento".
En tal sentido, Bielsa expresó que parte de la generación de confusión entendida como pecado es "asimilar la despenalización de la tenencia para uso personal con la legalización de los estupefacientes. No se trata de legalizar excesos, que son dañinos, intrínsecamente malos, se adueñan de nosotros aun cuando la sustancia sea legal y consentida por la sociedad".
Al respecto, estimó que resulta muy diferente discutir "la despenalización, la no criminalización del consumo, la no introducción en el sistema Penal de una persona que consume una cantidad discreta de una sustancia según lo establezca un juez, máxime cuando la estrategia detrás de esa criminalización se ha evidenciado no solo como restrictiva de los derechos individuales, sino también como inútil", precisó.
En diálogo con EL SIGLO, el titular de la SEDRONAR resaltó los rasgos generales del panorama que se presenta a nivel país en torno al tratamiento y enfoque que el organismo emprende en la materia de lucha y prevención contra la ingesta de estupefacientes.
"Hay una evidencia empírica de que cada lugar donde la droga genera un problema, ese lugar se muestra distinto a los demás, hay particularidades locales que tienen que ver con las sustancias, el tipo de consumo, la cultura que se genera, dónde aparecen, por lo que le da distintos abordajes, no hay un abordaje universal para cualquier tipo de adicción o cualquier tipo de sustancia. Esto nos obliga a ser más sofisticados y responsables en el uso de las herramientas", alegó.
Asimismo, Bielsa relató a este medio que "Argentina tiene un problema serio de consumo de alcohol por cantidades, calidades y edades porque los jóvenes entre 16 y 25 años son grandes consumidores de sustancias cada vez más mezcladas y de peor calidad con consecuencias más dañinas. La tapa de los diarios se ocupan menos de esto porque está consentido socialmente".
Paralelamente, el funcionario nacional refirió que "también hay drogas que estadísticamente no tienen mucho relieve, como por ejemplo, el paco. Pero que igual son tremendamente graves, porque golpean a sectores muy vulnerables, generando adicciones muy rápidas, lo que obliga, por razones económicas, al adicto a ser dealer o vendedor al día siguiente".
Finalmente, Bielsa adujo que "los sectores más vulnerables son aquellos en los cuales hay que estar más encima. La territorialidad de la acción es central. Este no es un tema de escritorio. La parte de prevención es de barrio, calle, sufrimiento, dolor, tener que mirar a los ojos de un chico que sale del tratamiento de limpieza física, no hay que perder de vista que allí existe un dolor y hay que tirarse a la pata de los caballos, para estar siempre allí", afirmó.
  
Fuente: http://www.elsigloweb.com/nota.php?id=90262

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada