divendres, 25 de maig de 2012

Clubes Sociales de Cannabis.


Las características generales que debe cumplir cualquier Club Social de Cannabis adherido a la FAC están estrictamente definidas y planteadas. En estas agrupaciones, se abastece en círculos cerrados y sin ánimo de lucro a usuarios de cannabis mayores de edad o con enfermedades para las que el cannabis se considera beneficioso. Con todo ello, y considerando la legislación vigente, definimos unos criterios mínimos de funcionamiento:
  • Toda asociación federada está oficialmente registrada como asociación, pudiéndose demostrar que se desarrolla una actividad asociativa.
  • Los participantes de los Clubes Sociales de Cannabis son usuarios mayores de edad que consumían previamente o con enfermedades para las que la Asociación Internacional por el Cannabis como Medicamento (AICM) considera el cannabis beneficioso.
  • En ningún caso ninguna de las asociaciones federadas hace difusión de cannabis a personas no pertenecientes a la asociación.
  • Los participantes realizan un acuerdo colectivo de auto cultivo compartido de forma que las cantidades correspondan a una  previsión de consumo del colectivo, considerando la cantidad de cannabis que consume individualmente cada usuario.
  • Se establece un límite superior de consumo por usuario en torno a 60 gramos por persona al mes, que puede no aplicarse en casos excepcionales.
  • No existe ánimo de lucro.
  • La asociación producirá por sí misma el cannabis destinado a las personas socias, sin recurrir al mercado negro.
  • Los CSC realizan una gestión transparente tanto de sus cultivos como de los recursos económicos que generan. Para ello deben llevar una contabilidad exhaustiva de sus movimientos económicos y un registro actualizado de la forma en que gestionan sus cultivos y distribuyen el producto de los mismos.
  • Los CSC son autónomos en su funcionamiento, no manteniendo dependencia económica ni funcional respecto de ninguna entidad mercantil, política, religiosa o de otro tipo.