dissabte, 30 de juny de 2012

Francia, anuncia creacion "Cannabis Social Clubs"



Antiprohibicionistas Franceses dan un paso adelante para luchar contra su legalización del Cannabis ,con  la apertura de varios "Cannabis Social Clubs" en todo el país.

 

 Si PS y UMP pensaron que había enterrado el debate de cannabis con el final de la campaña electoral, estaban equivocados. Los activistas están  mostrando su determinación de Cambiar la ley  una llamada que se hizo conjunta el Pasado 18 Junio en  Tours, anunciando la creación de "Cannabis Social Club" en todas partes en Francia.

Un "Cannabis Social Club" (CSC) es una cooperativa de consumidores habituales de marihuana que cultivan la planta para satisfacer sus propias necesidades. El objetivo es que puedan proporcionar energía sin tráfico. Para ello, las plantas crecen en jardines, balcones y armarios de los miembros, son asociaciones sin ánimo de lucro que abogan por la "auto producción" con el objetivo de cubrir las necesidades de los tratamientos.

A las asociaciones sin fines de lucro están abogando por un "auto-control de producción". También tienen como objetivo cubrir las necesidades del "tratamiento" con fines "terapéuticos". El objetivo es ser capaz de obtener el medicamento sin apoyarse  el tráfico de drogas.

Estas estructuras se han convertido oficialmente en España y comienzan a aparecer en Bélgica, países en los que la posesión, el consumo y la producción de cannabis para uso personal no constituye un delito penal. La Comisión de Bruselas considera que estos clubes, similar a la auto-producción, se encontraban fuera de las competencias de la Unión y por lo tanto, sólo depende de la buena voluntad de las autoridades nacionales.

No obstante, en Francia, la situación es diferente, la Ley Prohíbe cualquier presentación favorable de la sustancia, la Producción, posesión y el consumo con largas penas de Prisión. Francia cuenta con  una de las más duras legislaciones sobre la marihuana en Europa.

Dominique Broc activista de la marihuana y uno de los líderes del proyecto CSC francés, dijo: "Los que tienen este riesgo personal ya no tendrán que enfrentarse a las autoridades por su propia cuenta", estos "clubes", por ahora en la fase de grupos informales de aficionados a la hierba, cada uno compuesto por no más de una docena de miembros, de acuerdo con los iniciadores de proyecto, se iniciaran igual que en los clubes españoles, la hierba se distribuirá entre todos libres, siempre y cuando paguen una membrecía de alrededor de € 25 al año y contribuir a los costes de producción (iluminación, fertilizantes, mantenimiento de la planta) . Estas estructuras se basará en la red existente de los que ya están creciendo sus plantas en casa. De acuerdo con los datos que aporta Broc alrededor de 150 clubes ya están  a punto de empezar a producir y el Salto de inicio es la voluntad del movimiento que se extendió por toda Francia.



Si aparecen estos clubes en Francia, no es "tener más para fumar", según Dominique Broc, es  la "voluntad de cooperar con las autoridades de manera transparente": No se trata de esconderse de la policía   "Queremos ser creíble y más allá del reproche"
 La próxima semana se presentará un informe de la "ganja que crece en mis Jardín"., los activistas dicen que no temen el próximo juicio:

    Así que decidimos, los consumidores y los jardineros, para comprometernos colectivamente e individualmente a imponer por un acto de desobediencia civil de los cambios necesarios en la aplicación de la Cannabis Social Club en el estilo francés.

Esta transparencia tiene un precio todavía. El artículo 222-35 del Código Penal estipula que la producción o fabricación ilícitas, será castigado con veinte años de prisión y una multa de € 750 000. Pero cuando el delito sea cometido por una banda organizada, la pena sube a treinta años de prisión y $ 7.5 millones en multas.

Dominique Broc. Con otros militantes activos,  Se basan en dos argumentos "de choque" para evitar acciones legales: tratamiento de emergencia para los enfermos graves, y el rechazo del tráfico de la alimentación de las organizaciones criminales. Con
la esperanza de que el movimiento va a ganar impulso en toda Francia la iniciativa está empezando a arrancar basándose en un experimento realizado durante dos años en Tours, donde sesenta consumidores a través de una docena de "clubes sociales" ya están empujando las plantas ilegales de cannabis. 



 Farid Ghehioueche, que anunció ayer la creación de Cannabis Social Club de París, es un "movimiento ciudadano que pretende legalizar". Aunque Francia tiene una de las legislaciones más estrictas en Europa hacia la marihuana, es el país europeo donde los adolescentes fuman más.

El movimiento anti prohibicionista se extiende poco a poco por Europa.




1 comentari:

  1. Desolado si cometo faltas, sino no controlo bien su lengua

    Su artículo es aparecido sobre Facebook du CSCF, mire y gracias por su atención amigos españolas

    Muchas gracias

    ResponElimina