dimecres, 28 de novembre de 2012

“CocaChip” el nuevo Drogotest que incorporara en 2013 la DGT.




De momento, este aparato ya ha sido adquirido por varias policías locales y se espera que la DGT lo haga en breve, ya que en sus presupuestos para este año está prevista la realización de un millón de test de detección de drogas entre conductores, una de las grandes preocupaciones de la DGT tradicionalmente centrada en control de alcoholemia, por carácter de este tipo de aparatos. 


Los responsables de la empresa no descartan su comercialización para el control periódico de profesionales del transporte, trabajadores de empresas y por supuesto de miembros de cuerpos de seguridad y de las fuerzas Armadas. 

El sistema es muy sencillo. Se trata de un detector que dispone de un algodón desechable que se pasa por la lengua de la persona a la que se quiere someter a la prueba. El algodón queda impregnado de su saliva, que se coloca en una tarjeta desechable y se introduce en un pequeño detector que analiza si en ella hay restos de los estupefacientes más habituales, indicándolo en una pantalla led y pudiendo imprimir el resultado en papel a través de una impresora portátil", explica a Francisco Javier Gimeno, director comercial de AlfaSIP.

En caso de que el conductor de positivo, el aparato dispone de un segundo test para realizar un contraanálisis. Además, el aparato incluye el kit necesario para garantizar la Cadena de Custodia -o sea se garantiza que la muestra no ha sido modificada, de cara a su presentación como prueba en un proceso judicial-. 

"El CocaChip puede detectar todos los estupefacientes más consumidos en España desde anfetaminas hasta benzodiacepinas, cannabis, metanfetaminas, polvo de ángel, opiáceos, cocaína, feniticitina, metadona, morfina y éxtasis".

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada