dijous, 13 de desembre de 2012

Juan Manuel Santos: el modelo de lucha frontal contra las drogas prácticamente ha fracasado, haciéndose necesario combatir este problema social con novedosas políticas y estrategias unificadas a nivel internacional


La reciente aprobación en Washington y Colorado, en los Estados Unidos, del uso y la tenencia “recreativa” de marihuana para quienes tengan más de 21 años, la mayoría de edad allá, ha vuelto a revivir la controversia acerca de cuál es la mejor estrategia mundial para combatir el terrible flagelo de las drogas.

El presidente Juan Manuel Santos, durante la IV Conferencia Latinoamericana sobre Políticas de Drogas llevada a cabo hace pocos días en Bogotá, reconoció que el modelo de lucha frontal contra las drogas prácticamente ha fracasado, haciéndose necesario combatir este  problema social con novedosas políticas y estrategias unificadas a nivel internacional, y no que cada país lo resuelva por separado. En dicha conferencia se hizo difusión de una impactante carta, firmada por el primer mandatario y una treintena de presidentes, exmandatarios y altas personalidades (entre ellas Noam Chomsky, Yoko Ono, Vicente Fox, Sting y Mario Vargas Llosa), en la que alertaron de las “consecuencias devastadoras a nivel mundial” de la actual guerra antidrogas y reclamaron una rápida revisión de las políticas contra este problema. 

En consecuencia, lo que se está planteando ahora es la urgencia en tomar  una decisión unificada respecto de escoger por una de las dos formas extremas en que se está combatiendo este flagelo de las drogas en el que nuestro país, según lo expresó acertadamente el  mandatario Santos, es el que más ha sufrido en el mundo, pues el microtráfico está destruyendo a nuestra niñez y juventud. 

Se debe escoger si los esfuerzos se siguen dirigiendo como hasta el momento hacia la estrategia de perseguir y penalizar tanto al consumidor como al traficante, que en el caso de los países asiáticos conlleva hasta la pena de muerte, o por definitivamente asumir la política de legalización del consumo, iniciativas que se han comenzado a tomar en algunos países, como el caso de la marihuana en Uruguay y algunos estados de los EU.

En Uruguay, el estado está implementando la decisión oficial de encargarse de las redes de distribución, venta y control del precio de la marihuana y sus impuestos, con fines de ‘blanquear’ al mercado de estupefacientes. 

En Colombia están divididas las opiniones acerca de los Centros de Consumo Controlado, propuestos por Gustavo Petro. Ahora son este par de estados del país del Norte llamando la atención la consideración en el uso ‘recreativo’ de cannabis para diferenciarlo del uso terapéutico de la droga, el cual estaba permitido desde hace años en por lo menos una docena de estados de esa progresista nación. 

Además de que están haciendo falta aquellas impactantes propagandas preventivas que antes aparecían en la televisión nacional, en toda esta discusión vale la pena preguntarse ¿puede considerarse la marihuana o cualquier otra droga, inclusive el alcohol, en la categoría de ‘actividades recreativas’ del ser humano? Ojalá  los expertos se pronuncien sobre si –en este mundo con mentalidad cortoplacista– estos consumos puedan estimarse como ‘recreativos’ en el real significado que esta palabra tiene de divertir y entretener sanamente a quienes los ingieren, desconociéndose de buenas a primera los evidentes efectos destructivos y letales que a largo plazo hemos visto que producen a nivel personal, familiar y social los estupefacientes y las otras sustancias mencionadas.

Es por eso conveniente que tanto Colombia como los demás países del planeta pongan la lupa sobre cómo evolucionan estas medidas tomadas por Uruguay y el par de estados norteamericanos antes de asumir una definitiva y unificada decisión de escoger la mejor y más efectiva política universal para combatir las drogas, ya sea continuando con ese combate a sangre y fuego de este mal social con los escasos resultados hasta el momento obtenidos o legalizando definitivamente su consumo con la estricta regulación del estado, como lo están formalmente experimentando las mencionadas naciones del continente americano.

Noticia: http://www.elheraldo.co/opinion/editorial/marihuana-recreativa-92517

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada