divendres, 18 de gener de 2013

La otra realidad del Cannabis



Un cortometraje de ficción, un documental divulgativo y un álbum musical. Son las tres líneas de trabajo del proyecto La otra realidad del Cannabis, una iniciativa dirigida a informar y concienciar acerca de las cualidades terapéuticas y múltiples formas y aplicaciones de esta planta. Impulsado por la periodista navarra Aintzane Castillo en un primer momento, esta propuesta se ha convertido en una iniciativa colectiva de 240 coproductores que realizan distintas tareas creativas, a los que hay que sumar la cantidad de gente que ha aportado pequeñas cantidades de dinero para financiarla. 

Después de casi un año de trabajo, en marzo verá la luz en la Filmoteca de Navarra el corto Caminos inesperados, cuyo rodaje finalizó hace tres semanas. Y ya a comienzos de 2014 será el turno del documental, que contiene abundantes argumentos científicos sobre los beneficios de los cannabinoides, y el CD, en el que han colaborado numerosos grupos de Navarra y del Estado. 
Así, el primer paso será mostrar una ficción de media hora que cuenta la historia de Cristina, una mujer de clase acomodada, casada con un arquitecto, madre de dos hijos y profesora de Derecho. Una mujer que siempre ha creído en las normas y cuyos esquemas vitales se vienen abajo cuando le detectan un cáncer de mama. Entonces, una amiga le recomienda el cannabis para paliar las consecuencias de la quimioterapia y deberá elegir entre cumplir las reglas o apostar por su calidad de vida. En el proceso, la relación con su hijo mayor, que no era muy buena, dará una vuelta de tuerca y este "se convertirá en su cómplice, en su aliado", explica Castillo, para quien esta historia habla sobre todo "de la familia, de la salud, de la enfermedad, de las ganas de vivir y de lo difícil que se nos hace a veces pasar por encima de los preceptos morales que nos han inculcado desde pequeños". Castillo sabe de qué habla. A los 16 años le diagnosticaron una enfermedad ósea degenerativa y, después de probar muchos remedios convencionales, probó con el cannabis. Y le ayudó. Por eso, "porque conozco bien el daño emocional que provoca la desesperanza", se ha empeñado tanto en este proyecto. Y no solo "porque los enfermos están muy desinformados y necesitan saber cuál es la mejor forma de consumo para sus casos concretos", sino también por el tremendo vacío legal que rodea a esta temática, lo que muchas veces genera maltrato en el consumidor y dispara su precio a causa del narcotráfico. "Hoy un gramo cuesta entre 5 y 7 euros y para muchas preparaciones, como los aceites y las tinturas, se necesitan cientos de gramos", lamenta. "Mucha gente piensa que solo se fuma y precisamente es lo menos recomendado; existen vaporizadores, recetas de cocina, ungüentos..."

expertos y enfermos Después de su pase en Pamplona, el corto girará por Navarra con el apoyo de Saray, y luego visitará Barcelona y Madrid, además de presentarse a festivales. En paralelo, los distintos equipos continúan con La otra realidad del Cannabis, el documental que aborda la parte más científica de la materia, pero también la humana. En el primer caso, en 2012 grabaron a médicos (neurólogos, oncólogos, farmacólogos, etcétera) y a expertos que aportan datos y estudios que "demuestran que el cannabis ayuda con las náuseas, los mareos y los dolores". Y en 2012 completarán el retrato con testimonios de enfermos de glaucoma, esclerosis o cáncer, a los que seguirán en su día a día, reflejando desde los efectos de la enfermedad hasta los problemas sociales y económicos para conseguir cannabis, la reacción de su entorno o los riesgos jurídicos a los que se enfrentan.

Asimismo, la intención es añadir otros contenidos referidos a fármacos que contienen derivados del cannabis como el Sativex, que ya se comercializa en España, además de investigar teorías como la de Rick Simpson, que dice fabricar un aceite que cura el cáncer. Y "todo lo haremos con absoluto rigor científico", indica Castillo, que si bien no tiene nada en contra de quien usa esta sustancia de un modo lúdico, aclara que este proyecto está dedicado a sus propiedades terapéuticas. "Un enfermo merece otro trato, porque no busca un colocón, sino sentirse bien", añade. Por eso, desde esta iniciativa se defiende combinar el consumo con los controles médicos pertinentes. Alcanzar esta realidad no debería ser imposible. "Y yo con saber que he ayudado a la gente quedaría más que satisfecha", termina la productora.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada