dijous, 28 de febrer de 2013

El Gobierno no quiere ni oír hablar de los «brotes verdes» de ERC.


Una semana después del Debate sobre el estado de la Nación, en el que se analizó la crítica situación económica y política de España, en el Congreso se ha debatido sobre brotes verdes... pero de cannabis. Se trata de una interpelación defendida por el portavoz de ERC, Alfred Bosch, al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, para su legalización.

Mientras en los pasillos del Congreso se hablaba de la crisis interna del Grupo Socialista, del caso Bárcenas y de la crisis económica, los independentistas catalanes imponían su peculiar agenda en el Pleno, y obligaban al Gobierno a centrarse en los supuestos beneficios de la marihuana. 

La iniciativa de Bosch tenía trampa, claro está. El portavoz de ERC, que animó (sin éxito) al ministro Gallardón a probar la marihuana (Gallardón aseguró que nunca, nunca lo ha fumado), pedía su legalización y quería debatir en realidad con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, porque su propósito es lograr más recaudación. Y si el dinero vaya a las arcas autonómicas de Cataluña, mejor.
 
Bosch cree que si se legalizara el cannabis, los ingresos por tributos no irían «nada mal» a las arcas públicas. Cree que significaría para «cualquier Administración» entre 200 y 500 millones de euros. «Estamos hablando de una realidad que implica a unos 3 millones de consumidores, que declaran que, al menos una vez al mes, tienen la costumbre de consumir cannabis». 

La respuesta de Gallardón recurrió al esperpento para contestar de manera tajante a su adversario: «Si seguimos por este camino y el discurso de su partido es no solamente sacar a Cataluña de España, que significa sacar a Cataluña de Europa, que significa sacarla, además, del euro, sino que además quiere financiarse económicamente, según dice su correligionario el alcalde de Rasquera, situándose como un Estado al sur de Europa que viola la legalidad internacional y que se financia mediante el tráfico de estupefacientes, no creo con toda sinceridad que ese sea el camino inteligente».

Los «brotes verdes» (de cannabis) que ERC ha querido llevar al Congreso no han acabado ahí. La interpelación de los socios de Artur Mas en su camino hacia la ruptura con el conjunto de España se convertirá en una moción. Lo que quiere decir que obligará a que todos los diputados vuelvan a «entretenerse» en debatir sobre esa cuestión y de paso se pronuncien si quieren que haya más recaudación al legalizar esa droga, o no. Mientras tanto, los «brotes verdes» de verdad, los que deberían anunciar una salida de la crisis económica, quedarán fuera del orden del día del Pleno.

Noticia:  http://www.abc.es/espana/20130228/abci-cannabis-congreso-brotes-201302271954.html

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada