dimarts, 3 de setembre de 2013

Clubs cannábicos vascos disienten del modelo uruguayo y abogan por regular el autoconsumo



La reciente proposición de Uruguay en la que el gobierno asumirá el control y la regulación de la importación, plantación, cultivo, cosecha, producción, adquisición, almacenamiento, comercialización y distribución del cannabis y sus derivados. Reabre el debate sobre la conveniencia de liberalizar el mercado de Cannabis.

En Euskadi se pretende que esta función la realicen los Clubs Cannábicos, que en la actualidad se encuentran en un limbo legal que  no les permite ni la producción ni la distribución de la sustancia. En este sentido el Parlamento Vasco quiere dar un paso adelante con la regulación de los clubes cannábicos.
“Uruguay no es una referencia” para los consumidores vascos, expresa Iker Val, presidente de la Federación Vasca de Cannabis, Eusfac. Iker puntualiza que  “Nosotros abogamos por un modelo que respete los derechos de los consumidores mayores de edad, porque las políticas actuales no funcionan”, en Eusfac no hablamos “de legalización, sino de buscar mecanismos de defensa para los usuarios”. “Hay un comercio ilícito de más de cuarenta años y muchos grupos están esperando para entrar, pero no es el modelo que queremos”. En contraposición a esta propuesta, el presidente de Eusfac aboga porque Euskadi construya “su propio modelo”. “Nosotros mismos somos nuestra referencia. De hecho, durante la última década hemos sido referencia para otras comunidades autónomas”.

Lo que, en su opinión, no tiene duda es que es precisa una regulación, ya que “en la medida en que el mercado no está regulado, una persona puede ser perseguida por consumir cuando en realidad el consumo no está penado”. “El cannabis genera más problemas por las políticas que se le asocian que por la sustancia en sí”. Además de la vertiente social, la distribución de cannabis tendría una importante vertiente económica.

 Según los últimos datos disponibles, los ciudadanos del Estado español gastan anualmente 1.163 millones de euros en la compra de marihuana. De aplicarse el IVA del 21% a estas transacciones la Administración española ingresaría una cantidad superior a los 200 millones de euros cada año. Además, los expertos calculan que el cultivo y mantenimiento de las asociaciones cannábicas implicaría la creación de más de 38.000 puestos de trabajo, lo que redundaría en el ingreso de 400 millones de euros más en concepto de Seguridad Social e IRPF.

Aunque las cifras resultan muy llamativas, no debemos olvidar que la ONU ha trasmitido que no aprueba la propuesta de Uruguay y que la principal intención de los clubs Cannábicos es la Protección del Usuario y el derecho al autocultivo de una sustancia que oculta durante más de cincuenta años se abre paso gracias a la presión social  que en estos últimos años se ha llevado a nivel Mundial. Ahora es el momento de decidir quien, como y donde, tiene acceso a esta sustancia.

Noticia: http://www.marihuanasemillas.com/clubs-cannabicos-vascos-disienten-del-modelo-uruguayo-y-abogan-por-regular-el-autoconsumo/

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada