dimarts, 3 de setembre de 2013

Las asociaciones Cannábicas cultivan un futuro.



El diario de Guipúzcoa publico esta semana un artículo de los clubs cannábicos de la Región, un tema de actualidad debido a la reciente regulación de Uruguay en la que se prevé la aplicación de este modelo ,que cuenta con más de diez años de historia en España. 

Poco sabe la sociedad sobre el funcionamiento de estos denominados Cannabis Social Club (CSC) que se estipulan como un movimiento social con el objetivó de autoabastecerse sin recurrir al mercado negro. Los CSC son asociaciones inscritas en el registro, que gestionan sus cultivos, crean un punto de encuentro para la distribución, con un límite diario, en la que los socios aceden atreves de invitación y  cubren los gastos de producción, almacenaje y gestión. Se trata de asociaciones sin ánimo de lucro, cuyos posibles beneficios son invertidos siempre en la propia asociación, organizando, por ejemplo, cursos y conferencias, ofreciendo asesoramiento legal y médico o propugnando a la normalización. 

La federación Vasca, EusFAC está compuesta por doce de estas asociaciones de las cuales ocho se encuentran en Guipúzcoa. Eusfac tiene representación en el Consejo Asesor de Drogodependencias del País Vasco y en el CFS (el Foro Social Civil sobre drogas, creado por la Unión Europea), agrupan a un colectivo social de más de 3.000 personas y cuentan con más de un centenar de trabajadores sociales dedicados a la prevención y la defensa de los derechos civiles.

Estos colectivas promueven una necesidad de cambio que huye  de “la criminalización y la estigmatización”  de los usuarios de Cannabis, trabajando en su lugar en la búsqueda de alternativas más respetuosas y saludables ante los consumidores de esta sustancia que cada día se muestra menos criminalizada a nivel internacional. 

En sus inicios los CSC buscaban la legalización del Cannabis, con un sistema similar al del Tabaco o el alcohol, pero el recorrido de estos últimos años ha demostrado que el sistema actual, genera un marco de relación diferente, más justo y equilibrado, en las que sus miembros prefieren huir de un mercado mercantilista dominado por grandes empresas. Un sistema conocidos por todos y que ante pone los intereses económicos, por encima de los del consumidor final. La ausencia de lucro y el círculo cerrado hace de este modelo una buena alternativa para los consumidores que esperan recibir la mejor atención al menos precio.

Visto en : http://www.marihuanasemillas.com/3728-cannabis-social-club-eusfac-regulacion/

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada