dimarts, 12 d’agost de 2014

Sanciones sin regulación.



Desde hace unos días estamos recibiendo noticias sobre algunas de las asociaciones situadas en Barcelona, que están recibiendo una notificación de la Guardia Urbana donde se los ordena el cese de las actividades del club en 48 horas y que advierte qué, en caso contrario, se procederá al precinto del domicilio social. Hoy, la Agencia EFE publica que uno de estos clubes ha emprendido una querella, dirigida contra el gerente del distrito de Ciutat Vella, el Departamento de Licencias e Inspección del Ayuntamiento, y contra el director de los servicios jurídicos del consistorio, a alegando que el expediente sancionador es “injusto y arbitrario” que además contrario a los derechos fundamentales del asociacionismo , presunción de inocencia, derecho a un proceso con las debidas garantías y vulneración del principio de legalidad.

Sabemos que los momentos de transición siempre generan tensiones propias del cambio de paradigma. Es por eso que pedimos paciencia a todos los actores implicados para llegar a un diálogo y a un consenso que fomente la convivencia cívica entre todas y todos.

Desde la CatFAC somos conscientes que la Administración hace su trabajo y vela por el bien común, pero creemos que esta situación sería más sencilla si antes de actuar se concretara una normativa clara para todas las asociaciones Cannàbicas. Nosotros reiteramos nuestra propuesta de colaboración con las administraciones, y en este caso con el Ayuntamiento de Barcelona, para crear y definir los límites, las normas y las condiciones con la intención de regular nuestra actividad.

Volvemos a felicitar el Ayuntamiento por la valentía en el paso adelante que supone querer reconocer una realidad social como la nuestra, ofreciéndonos un espacio en el modelo de ciudad. Esperamos próximamente poder iniciar un trabajo conjunto entre todos los actores implicados para hacer nacer la regulación y trabajar porque las asociaciones se adapten.


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada