dijous, 2 d’agost de 2012

La Asociación Pontevedresa de Estudios del Kannabis sufren su segunda redada en menos de un mes.


Agentes nacionales, uniformados y de paisano, intervinieron ayer aproximadamente medio centenar de plantas de marihuana que la Asociación Pontevedresa de Estudios del Kannabis (APEK) cultivaba en su sede social del casco histórico pontevedrés. Los policiales llevaron a cabo esta redada, la segunda en algo más de un mes, bajo mandato del juez que instruye un procedimiento que tuvo su origen en la primera intervención de la PolicíaLocal.

Fuentes de la comisaría precisaron, asimismo, que los cultivos aprehendidos se encontraban en dos invernaderos que, en principio, parecían ser muy recientes. Además de la marihuana, los agentes se incautaron de útiles para el cultivo de marihuana, como pueden ser focos, ventiladores, temporizadores o deshumidificadores, así como toda clase de documentación.

Al parecer, el juez del caso solicitó expresamente en su auto la intervención de la documentación con el fin de determinar o esclarecer si existen indicios de delito en la conducta de los responsables de este local.
De hecho, en este marco, el magistrado pontevedrés ha imputado a la junta directiva de la asociación. En este sentido, fuentes próximas al caso remarcaron que tal circunstancia lo único que busca, en principio, es garantizar los derechos de estas personas, de tal modo que en septiembre presten declaración acompañados por un abogado.
Así lo confirmó un responsable del local de la calle San Nicolás, quien se mostró muy crítico con lo que ha estado ocurriendo en las últimas semanas: «Llevamos tres años diciendo lo que hacemos y jamás tuvimos ningún problema. Nos preocupa lo que puedan pensar los vecinos de nosotros como consecuencia de esta operación».

Este pontevedrés de 43 años remarcó que nunca ocultaron la actividad que llevaban a cabo, ni siquiera al fiscal antidroga provincial «con el que me reuní para informarle de lo que hacíamos». En este sentido, apuntó que «no nos escondemos. Cultivamos [marihuana] para fumar», precisó el máximo responsable de APEK, quien lamentó que lo sufrido ayer es semejante a que «si te vinieran a atracar con un Kalashnilkov».

Junto con APEK se estima que en Galicia coexisten cerca de una decena de colectivos que fomentan el cultivo de marihuana para el autoconsumo de sus socios. Hasta el momento, no se tenía constancia de ninguna operación policial contra este tipo de clubes que, según determinadas fuentes, se mueven en una zona ambigua de la legislación, ya que el Código Penal condena el cultivo de drogas.


Noticia: http://www.lavozdegalicia.es/noticia/galicia/2012/08/02/redada-club-cannabis/0003_201208G2P14994.htm

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada