divendres, 2 de novembre de 2012

La Problemática del cannabis



En el debate que en abril pasado sostuvieron Nicolás Sarkozy y su rival en los comicios, el socialista François Hollande, en busca de la presidencia francesa, aseguraron no ser partidarios de despenalizar el consumo de la cannabis, actualmente tipificado como delito y sancionable hasta con un año de cárcel y 3 mil 750 euros de multa. Hollande, nuevo ocupante del palacio del Eliseo, a lo más que llegaba era a entablar un debate a escala europea sobre la cuestión. En junio pasado repitió que su gobierno no sentará las bases para una despenalización de la yerba.

Pero hace una semana su ministro de Educación, Vicent Peillon, reabrió la discusión. Sostuvo que “es un tema mayor. Hay una economía paralela en este país, es la de la droga. Podemos luchar con métodos represivos y estoy de acuerdo, pero al mismo tiempo veo que los resultados no son eficaces. Por eso, creo que debería debatirse la despenalización de la cannabis”.

A la discusión se sumaron tres recientes publicaciones. Por un lado, el informe presentado en julio por el socialista Daniel Vaillant, ex ministro del Interior, en el que se propone despenalizar la marihuana y equipararla al estatus actual del alcohol y el tabaco. El segundo es un libro del alcalde ecologista de Sevran, Stéphane Gatignon, y del jefe de policía, Serge Supersac, en el que denuncian el fracaso de las políticas prohibicionistas. Afirman que Francia cuenta con 4 millones de consumidores de cannabis y pronostican los beneficios económicos que acarrearía su legalización.
 Y, sobre todo, que la despenalización es el único modo de impedir la violencia asociada al tráfico ilegal. El tercero es un reporte público de los servicios policiales de Inglaterra en pro de la despenalización.

Algunos datos: 13.4 millones de franceses han fumado alguna vez mariguana; 1.2 millones la consumen, por lo menos, 10 veces al mes; 600 mil la fuman diario; 850 millones de euros se gastan anualmente en el tráfico de la cannabis. Un gramo cuesta entre cuatro y ocho euros. El año pasado se decomisaron 54 toneladas de yerba. Setenta por ciento de los franceses no está de acuerdo con que se despenalice su consumo. Cada año la justicia abre 142 mil procesos por fumar mariguana y apenas 24 mil terminan con sanciones.

El secretario de Gobernación de México, Alejandro Poiré, dice que es necesario ampliar la discusión del problema de las drogas, en particular sobre el consumo de éstas. Propone que el tema se dirima, con base en preceptos científicos, en una conferencia internacional. Mientras los funcionarios se ponen de acuerdo, existen suficientes estudios de reconocidos especialistas sobre los problemas de salud, mercado, seguridad y violencia que ocasiona el tratar a la cannabis sólo desde el punto de vista policial, represivo.

Noticia: http://www.jornada.unam.mx/2012/11/02/opinion/a08o1cul

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada