dissabte, 6 d’abril de 2013

Peter Wehner: los liberales descartan las consideraciones morales al pedir la legalización. La verdad es todo lo contrario.


Peter Wehner insta al Partido Republicano a reafirmarse como el partido anti-legalización de las drogas. "Uno de los principales mecanismos disuasivos a usar drogas es su ilegalidad. Si las drogas se legalizan, su precio bajará y el uso va a subir," escribe. "Y la marihuana es mucho más potente que en el pasado. Los estudios han demostrado que los adolescentes y adultos jóvenes que son grandes consumidores de marihuana sufren de desarrollo cerebral y problemas cognitivos". Por supuesto, nadie está abogando por que la marihuana sea legal para los adolescentes. ¿Y Wehner entenderá que la prohibición crea un poderoso incentivo para elevar la potencia de las drogas.
 
Pero en lugar de centrarme en argumentos erróneos comunes de los prohibicionistas de drogas, quiero abordar una reclamación relativamente novedosa: "Muchas personas citan el "coste" de, y los "factores socioeconómicos" del consumo de drogas; rara vez la gente dice que el consumo de drogas está mal porque es moralmente problemático, por aquello que puede hacerle a la mente y el alma", escribe Wehner. "En algunos círculos liberales, el lenguaje de la moralidad es ridiculizado. Se considera nada iluminado, ignorante y simplista. El papel del Estado es el de maximizar la libertad individual y ser indiferente a la naturaleza humana."

Lo que Wehner no parece entender es que muchos defensores de la libertad individual, incluido yo mismo, consideran la libertad como un imperativo moral. No pretendo poner en ridículo el "lenguaje de la moralidad". Quiero afirmar, con tanta fuerza como sea posible, que la guerra contra las drogas es profunda e irremediablemente inmoral, que corroe las mentes y las almas de aquellos que trabajan para dicha guerra y crea incentivos para el mal comportamiento, incentivos que aquellos que viven bajo sus contornos han encontrado siempre y seguirán encontrando demasiado poderosos como para poder resistirse a ellos. Los Guerreros de las Drogas pueden estar en desacuerdo, pero no debemos pretender que ellos son los únicos que hacen afirmaciones morales, y que sus oponentes son indiferentes a la moral. Los que piden una reforma, a menudo están moralmente indignados por las políticas prohibicionistas y les preocupa que el papel de canguro del gobierno degrade el carácter de los ciudadanos.

Tal vez debería ser más específico.

 No es inmoral quemar una planta, inhalar el humo, y disfrutar de su efecto durante un corto tiempo, suponiendo que no conduzca mientras le dure. Pero si sería inmoral reaccionar ante su actividad, enviando hombres con armas de fuego forzando su detención, condenarlo en un tribunal, y encerrarlo durante meses o incluso años por un crimen sin víctimas. Esa es la elección, querido lector. Así que eche un vistazo al chico de la foto y haga su elección: ¿Es más moral permitirle fumar, o encerrarlo a la fuerza junto con ladrones, violadores y asesinos?

Mis propios juicios morales no se detienen ahí.

  • Negar la marihuana a los enfermos cuyo sufrimiento se aliviaría es inmoral.
  • Cuando un escuadrón de paramilitares hace una redada policial en una casa de familia, derribando puertas sin preguntar, haciendo explotar de granadas de luz, disparando a las mascotas de la familia, y esposando a niños, todo para recuperar un pequeño número de plantas de marihuana, los funcionarios o las personas a cargo de dicho escuadrón están actuando inmoralmente.
  • Cuando los Estados Unidos reacciona a la demanda insaciable de drogas por parte de los ciudadanos estadounidenses aplicando políticas prohibicionistas en el extranjero que desestabilizar a varios países, está actuando inmoralmente.
  • Cuando los fiscales coercen a los "delincuentes no violentos consumidores de drogas" a arriesgar sus vidas como informantes de la policía bajo amenaza de penas de cárcel draconianas, están actuando inmoralmente.
  • La falta de empatía por los "delitos de drogas no violentos" que pasan años o incluso décadas en la cárcel es un fracaso moral.


Debido a que hemos cambiado los costes del abuso de drogas de los americanos, que libremente eligieron o elegirían a consumir drogas, hacia la sociedad en su conjunto, imponiendo un coste mayor a las personas que nunca optaron por usar drogas, pero sufren muchos daños gracias al mercado negro, hemos logrado una redistribución moralmente dudosa.

¿Y qué hay del carácter? Cuando los líderes como los presidentes Clinton, George W. Bush, y Obama apoyan políticas de drogas que encarcelan a jóvenes por conductas que ellos mismos han tenido sin ningún daño aparente para ellos mismos, sus futuros o de cualquier otra persona, son ellos los que presentan fallas de carácter.

Por supuesto, hay consumidores de drogas que presentan fallas de carácter también. Y cuando esos fallos afectan a otras personas, cuando roban o se comportan de forma violenta o por imprudencia, deben ser castigados. La policía podría centrarse en la captura de ellos y la sociedad podría hacer mucho más para rehabilitar a los adictos si tanta riqueza no fuera desperdiciada en una guerra desesperada y sin esperanza como la guerra contra la Droga. Al igual que gran cantidad de personas que prefieren acabar con ella, creo que una nueva política sería mucho más moral.


Visto en: http://www.fac.cc/index.php?option=com_content&view=article&id=215%3Ainmoral&catid=2%3Anoticias

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada